SÍNTOMAS DE LA DIABETES MELLITUS TIPO II

La diabetes es un trastorno del metabolismo que impide regular la cantidad de glucosa en la sangre, principalmente porque se presenta resistencia a la acción de la insulina. Al acumularse la glucosa en el torrente sanguíneo, las células no reciben la suficiente energía y así es que se desencadenan diversos síntomas entre los cuales destacan los siguientes:

Poliuria

Este síntoma refiere al aumento en la cantidad de orina, por tanto, necesitamos ir al baño con mayor frecuencia durante el día. Los riñones no pueden filtrarla y de esa forma, se sobrecargan y tratan de diluir la glucosa expulsando la orina. Eso mantiene la vejiga llena y aumenta las ganas de orinar.

Polidipsia

Es un aumento anormal de la sensación de sed, está muy relacionado con el síntoma anterior, ya que perdemos gran cantidad de líquidos por la orina y el cuerpo se encuentra casi en riesgo constante de deshidratación, pudiendo desarrollar como síntomas secundarios piel seca y prurito (comezón en la piel).

Polifagia

Se refiere al apetito exagerado, en condiciones normales las células metabolizan la glucosa para transformarla en una forma de energía, en la diabetes mellitus debido a la resistencia a la acción de la insulina se dificulta la entrada de la glucosa en las células, aumentando así la sensación de insaciedad como mecanismo compensatorio.

Pérdida de peso

perdida-de-peso

 En personas con diabetes la glucosa no puede ser utilizada por el cuerpo debido a la mala utilización de insulina.

La glucosa nos aporta energía, pero al no poder ser utilizada en el cuerpo, esta necesidad no se satisface, por lo que el organismo busca obtenerla de alguna otra parte. Esa otra manera de obtener energía es descomponiendo el músculo, el cual está constituido de proteínas y a través de una reacción llamada gluconeogénesis es capaz de producir glucosa y producir energía, esa es la razón, por la cual una persona con diabetes pierde peso y músculo.

Algunos otros síntomas pueden o no presentarse con niveles de glucosa en sangre no controlados, entre los más comunes, se incluyen los siguientes:

  • Fatiga o somnolencia.
  • Visión borrosa.
  • Heridas, llagas o moretones que tardan en curarse.
  • Piel seca y comezón en la piel.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o en los pies.
  • Infecciones de la piel, las encías o la vejiga o candidiasis vaginal frecuentes o recurrentes.
  • Disfunción eréctil

Las personas con Diabetes Tipo II, también podrían mostrar signos de resistencia a la insulina como:

  • Acantosis nigricans (oscurecimiento de la piel en cuello y axilas)
  • Presión arterial alta
  • Problemas de colesterol
  • Infección por hongos en forma de levadura
  • Omisión o falta de periodos en mujeres.

Estos son los síntomas a los que deberíamos estar atentos, esperamos que esta información te ayude a cuidar mejor de tu salud.

L. E Diana Trejo Arambula

¿Cómo me aplico la INSULINA?

¿Cómo me aplico la INSULINA? 

En la actualidad hay más de 10 millones de mexicanos que viven con DIABETES y de estos aproximadamente 500,000 utilizan terapias inyectables para su control, por eso la importancia de como hacerlo sin ningún riesgo.

Uso de Jeringas

El primer paso es conocer las jeringas que se requieren; estas son especiales para la Insulina y pueden estar graduadas hasta el número 30, 50 o 100, los cuales corresponden a las unidades que pueden administrarse. Si el experto en DIABETES indica 20 unidades, simplemente, busque ese número en la jeringa; en caso de valores intermedios, como 8, 15 o 34 unidades, identifique usted en la jeringa la cantidad exacta, aprovechando los valores de referencia (por ejemplo 8 unidades están un poco antes del 10). En algunas jeringas una rayita equivale a 1 unidad, mientras que en las de 100 unidades cada raya equivale a 2 unidades; así, 6 unidades equivaldrán a ubicar la dosis en 3 rayitas.

En caso de que se requiera la combinación de dos tipos de Insulina, el procedimiento es muy sencillo: primero introduzca en la jeringa la Insulina de acción rápida (la transparente) y, posteriormente, la de acción rápida (la lechosa).

Debemos recordar que la Insulina basal, como el Determir o la Glargina, no pueden mezclarse con otras Insulinas en la misma jeringa.

Procedimiento para aplicar la Insulina

  • Prepare la jeringa y cerciórese que la cantidad de Insulina que va a usar es la indicada (por más veces que usted se la haya aplicado, nunca olvide hacer esto)
  • Limpie el lugar donde se va a inyectar con un algodón mojado en alcohol
  • Con la otra mano tome el sitio donde va a insertar la aguja, de tal forma que pueda introducir esta debajo de la piel.
  • Tome la jeringa como si fuera un lápiz e introdúzcala perpendicularmente en la piel. Empuje el embolo de este instrumento hacia adentro, para introducir la Insulina en su cuerpo. Suelte el pliegue de la piel y retire la aguja.

No olvide desechar siempre la jeringa o las agujas lo ideal es usar una jeringa nueva cada que se aplique su Insulina.

La aplicación de este medicamento es muy simple y solo requiere práctica. Usted no necesita depender de los demás; siempre trate de aplicársela usted solo.

insulinainsulina 2

Almacenamiento de la Insulina

La Insulina debe mantenerse en refrigeración, aunque la de uso diario puede guardarse a temperatura ambiente, siempre y cuando no exceda los 28°C y no reciba la luz solar directamente. Siempre se debe tener presente la fecha de caducidad.

Con estos pasos aprenderás a inyectarte de manera correcta la INSULINA.

Por Marlene Tirado

¿Por que es tan importante el cuidado de los pies?

Por que es tan importante el cuidado en los pies?, una de las principales causas es la neuropatía: El exceso de glucosa altera los vasos sanguíneos y los nervios de las persona con diabetes. Al paso de los años, la circulación y la sensibilidad en los pies se pueden afectar, favoreciendo la aparición de úlceras, deformidades, etc.

images

Cualquier persona con diabetes puede tener problemas en sus pies, pero hay algunas que tienen mayor riesgo. Entre ellos, los que tienen niveles de glucosa más altos, entre más descontrolados están los niveles de glucosa y más años tenga con el diagnóstico de diabetes hay más problemas con los pies. Las personas con otras alteraciones en la circulación, otras complicaciones de la diabetes (en ojos, riñones, etc), con callos o deformidades en los pies, que usan zapatos ajustados que usan bastón, andadera, tienen una prótesis o cualquier problema para caminar, enfermedades en las uñas, infecciones en los pies e historia de úlceras o amputaciones también tienen un riesgo importante.

Para evitar complicaciones: El mejor tratamiento en estos casos es la prevención. Una persona con diabetes debe vigilar diariamente sus pies para detectar alteraciones lo más pronto posible y evitar que progresen.

El médico debe realizar también una inspección de los pies al momento de diagnosticar la diabetes y repetirla por lo menos una vez al año o cuando aparezcan problemas nuevos. El médico puede realizar estudios especiales para determinar si hay alteraciones en la sensibilidad, circulación sanguínea o algún otro problema que requiera atención. Las alteraciones en las que se debe poner especial atención son:

  • Dolor al caminar o fatiga.
  • Cambios en la coloración de la piel o en la temperatura pueden indicar infección.
  • Resequedad.
  • Úlceras.
  • Callosidades.
  • Zonas de poca sensibilidad.
  • Deformidades en los pies.
  • Inmovilidad en las articulaciones.
  • Alteraciones en la forma de caminar o en el equilibrio.
  • Cortaduras, raspones, ampollas o algo que afecte la integridad de la piel.
  • Uñas enterradas, gruesas, infectadas, etc.

IMPORTANTE tomar en cuenta:

  • Se debe revisar todo el pie, incluso entre los dedos.
  • La revisión debe ser en un área bien iluminada.
  • Debe avisar a su médico lo más pronto posible en caso de encontrar algún problema.shutterstock_158431118-300x200CUIDADOS EN CASA
    • Si se baña en una tina, revise la temperatura del agua con el codo antes de sumergir los pies para evitar quemaduras.
    • Mantenga sus pies limpios, el baño diario y limpieza de los pies es importante.
    • Seque bien sus pies al salir de bañarse. No se ponga los zapatos hasta que se encuentren los pies secos. La humedad facilita la aparición de grietas y úlceras.
    • Seque el espacio entre sus dedos con una toalla.
    • Si su piel está reseca, puede aplicar crema o lociones humectantes en la parte superior e inferior de sus pies, pero no entre los dedos ya que se puede acumular humedad. Espere a que la crema se absorba antes de ponerse calcetines o zapatos.
    • Use zapatos cómodos sin costuras por dentro del zapato, esto evitará la formación de callos.
    • Use calcetines con un porcentaje alto de algodón sin bultos que lesionen sus pies.
    • No camine descalzo ya que puede lesionarse fácilmente sin notarlo.
    • Corte sus uñas con cuidado evitando que se entierren o haya cortadas en la piel.
    • Si tiene lesiones, evite usar productos irritantes para curarlas como agua oxigenada y antisépticos. Use solo jabón y agua tratando de no romper las ampollas para evitar que se infecten.
    • Deje de fumar, esto afecta aún más a la circulación. · Lleve su tratamiento para la diabetes al pie de la letra, el control de sus niveles de glucosa es esencial para evitar complicaciones.

      Por Diana Ampudia