Skip to content

Diabulimia: ¿Qué es y cómo se trata?

20 octubre, 2020
diabulimia

La diabulimia es el segundo método más utilizada por pacientes con diabetes para perder peso, después de las dietas. Estos pacientes al igual que otros trastornos mentales tienen malos hábitos alimenticios que consiste en restringir tremendamente la comida que ingieren, evitando dulces, alimentos altamente calóricos y saltándose algunas de las comidas regulares del día. Experimentando episodios de atracones que luego compensan restringiendo la dosis de insulina.
¿Qué es la diabulimia?

La diabulimia es una combinación entre la diabetes y el trastorno alimenticio llamado bulimia, el término es utilizado para describir un trastorno de la alimentación en el cual como ya se mencionó es un método para perder peso omitiendo o disminuyendo la dosis de insulina en pacientes con diabetes mellitus de Tipo 1. Resulta necesario advertir de los peligros de esta práctica, dado que estos pacientes con este tipo de diabetes necesitan inyectarse insulina a diario para el control de los niveles de glucosa en sangre.

¿Por qué es peligrosa la diabulimia?

En pacientes diabéticos es de suma importancia detectar este trastorno ya que inicialmente es que el mismo no reconoce el problema como un trastorno de alimentación, ya que una de las diferencias es que no se vomita la comida. Los pacientes con diabulimia repiten este comportamiento una y otra vez, poniendo en peligro su salud e integridad física. Los comportamientos más usuales son relacionados a la obsesión, impulso, engaño y manipulación en la conducta alimentaria que llevan.

Es importante señalar que el miedo o aversión del paciente diabético es porque la insulina que necesitan les provoca aumento de peso. Pero al no usarla, aumenta los niveles de azúcar en sangre, lo que está asociado con graves trastornos en la salud, como: ceguera, daño permanente a los riñones o daños en el sistema nervioso.

Además de la manipulación y alteración del uso de insulina, es posible que el mismo paciente llegue a manipular los datos reflejados por sus glucómetros con el fin de que cuando se realizan los controles con su médico estos marquen valores inferiores a los que correspondan. Aunque usualmente llevan una alimentación aparentemente normal, por lo general suelen existir pautas alimentarias irregulares acompañados de síntomas de ansiedad y depresión.

¿Quiénes son más propensos a padecer diabulimia?

Al igual que con otros trastornos alimenticios, la diabulimia resulta especialmente común en mujeres adolescentes o jóvenes adultas, aunque también sucede en varones. Sin embargo, en el caso de los hombres, tienen características muy específicas (si bien también podría considerarse el uso de la insulina como una conducta de purga propia de la bulimia).

¿Cuáles son los síntomas de la diabulimia?

Como ya se ha mencionado las personas con diabulimia no muestran conductas visibles como la restricción alimentaria, los vómitos ni excesivo ejercicio, ya que el trastorno puede pasar inadvertido. Además, el paciente no suele tener conciencia de su problema.

Las señales de la diabulimia varían de persona a persona, pero algunas de ellas son:

• Acumulo de alimentos. Como la falta de insulina impide la nutrición adecuada y esto genera hambre. Los pacientes con diabetes pueden acaparar alimentos y comerlos en los momentos que sienten hambre y no la controlan. Generando sentimientos de culpa y ansiedad.

• Falta de conciencia del problema y constancia en sus consultas

• Depresión, ansiedad, cambios de humor y fatiga

• Preocupación excesiva por su peso e insatisfacción con su imagen corporal.

• Patrones de alimentación irregular, como restringir alimentos, saltarse comidas, eliminar
los dulces para perder peso.

• Molestia al tener que colocarse la insulina ante otras personas.

• Menstruaciones irregulares o inexistentes

• Fluctuaciones de peso inexplicables

• Resultados poco fiables de los controles de la glucemia

• Hemoglobina glicosilada consistentemente alta

¿Cómo tratar la diabulimia?

En el tratamiento de la diabulimia será necesario realizar una educación diabetológica y establecer una dieta adecuada, así como realizar una educación mental, así como realizar tratamientos psicológicos tales como la reestructuración cognitiva para modificar las creencias de la persona con respecto a sí mismo, a su cuerpo o sobre las creencias y mitos de la diabetes y su tratamiento. Para que el paciente venza la negación y reconozca el problema, tanto a nivel individual como grupal.

La ayuda con un experto en diabetes le facilitará trabajar en dos objetivos importantes: control de glucemia y peso saludable. Trabajando en la creencias, miedos, preferencias y necesidades del paciente. Todo ello incluye a ayudarle a encontrar motivaciones para modificar conductas y el paciente deje de sentir cansancio, sed y ganas tan frecuentes de orinar y obtengan una mejor concentración, un rendimiento deportivo y un estado de ánimo mejor.