Skip to content

Gastroparesia ¿Qué es y cómo se trata?

14 octubre, 2020
gastroparesia_diabetes

La gastroparesia es una enfermedad que también se le conoce como gastroparesia diabética esto porque las personas que viven con diabetes son más propensas de padecer dicha enfermedad, justamente la revista de Gastroenterología en México lo rectifica mencionando que nueve de cada diez pacientes con gastroparesia tienen diabetes mellitus y las tasas de hospitalización y consultas en salas de emergencia van aumentado.

Es por ello que es muy importante saber todo sobre las Gastroparesia diabética.


¿Qué es la gastroparesia?

La gastroparesia es una enfermedad que afecta directamente al sistema digestivo, específicamente al movimiento normal espontáneo de los músculos del estómago que es mejor conocido como motilidad. Las contracciones musculares fuertes generalmente empujan los alimentos a través del tracto digestivo. Pero en el caso de padecer gastroparesia, el movimiento del estómago se ralentizará o no funcionará en absoluto, lo que evitará que el estómago se vacíe normalmente.

Aunque se trata de una enfermedad incurable, la detección precoz mediante pruebas como los estudios de vaciamiento gástrico puede evitar complicaciones como:

Deshidratación severa, desnutrición, riesgo grave, porque los alimentos no se digieren y quedan en el estómago, el control del azúcar en sangre es deficiente y la calidad de vida se reduce.

¿Cuáles son las causas gastroparesia?

La causa de la gastroparesia no está clara. Pero se cree que la gastroparesia es provocada por daño al nervio vago, que es un nervio que controla los músculos del estómago
Este se encarga de procesos complicados en el tracto digestivo, como enviar señales para contraer los músculos del estómago y empujar los alimentos hacia el intestino delgado. El daño al nervio vago no puede enviar señales correctamente a los músculos del estómago. Esto puede hacer que la comida permanezca en el estómago más tiempo en lugar de pasar al intestino delgado para ser digerida.

Además, también existen otros factores que pueden aumentar el riesgo de tener gastroparesia:

Diabetes
• Cirugía abdominal o esofágica
• Infección por virus
• medicamentos que retrasan la frecuencia con la que se vacía el estómago (analgésicos opiáceos)
• Esclerodermia
• Enfermedades del sistema nervioso
• Hipotiroidismo
• Las mujeres son más propensas a que los hombres.

síntomas de la gastroparesia diabética

Los signos y síntomas de la gastroparesia diabética incluyen:

• Vómitos
• Náuseas
• Sensación de saciedad con poco alimento
• Reflujo ácido
• Hinchazón y dolor abdominal
• Cambios en el nivel de azúcar en sangre
• Falta de apetito
• Pérdida de peso y desnutrición

Sin embargo, varias personas con gastroparesia no sufren de algún signo o síntoma que se perciba con facilidad.

¿Cómo se detecta la gastroparesia?

Los médicos utilizan una variedad de pruebas para diagnosticar la gastroparesia y descartar enfermedades que causan síntomas parecidos. Estas son algunas de ellas:

• Estudio de vaciamiento gástrico.
• Endoscopia gastrointestinal superior
• Ecografía.
• Serie gastrointestinal superior.

Tratamiento para la gastroparesia

El tratamiento natural para controlar la gastroparesia es un cambio en la alimentación, aunque también existen otro tipo de tratamientos:

• Medicamentos (para estimular los músculos del estómago y para controlar las náuseas y los vómitos)
• Tratamiento quirúrgico
• Tratamientos en investigación

¿Qué puede comer una persona con gastroparesia?

Si te preguntas que comer cuando se tiene gastroparesia, dejamos a continuación una lista con los alimentos recomendados para personas que padecen esta enfermedad, sin embargo, es fundamental consultar a un nutriólogo que le proporcione un plan alimenticio más completo:

• Pan blanco y pan de trigo integral (sin frutos secos ni semillas)
• Harina o tortillas de maíz
• Panqueques
• Trigo inflado
• Cereales de arroz
• Crema de trigo o arroz
• Galletas de agua
• Papas blancas o batatas (sin cáscara)
• Papas al horno
• Arroz
• Pasta
• Carne magra de res, ternera o cerdo (no frita)
• Pollo o pavo (sin piel y no frito)
• Cangrejo, langosta, camarones, almejas, vieiras, ostras
• Atún en agua
• Queso cottage
• Huevos
• Tofu
• Papillas de carne colada
• Papillas de vegetales y frutas
• Salsa, pastas, puré, jugo de tomate
• Zanahorias cocidas
• Remolachas cocidas
• Champiñones cocidos
• Jugo de vegetales
• Caldo de verduras
• Refrescos frutales y jugos de fruta
• Compota de manzana
• plátanos
• Duraznos y peras enlatados
• Leche
• Yogur natural
• Natilla
• Yogur congelado

Si vives con diabetes y presentas síntomas antes mencionados es importante que consultes con tu médico.