Hemoglobina glucosilada: ¿Qué es y para qué sirve?

La hemoglobina glucosilada, también conocida como HbA1c, es un indicador que mide el nivel promedio de glucosa en la sangre durante los últimos tres meses. Esta prueba es muy útil para las personas con diabetes, ya que les permite conocer el grado de control de su enfermedad y el riesgo de sufrir complicaciones. En este artículo, te explicamos qué es la hemoglobina glucosilada, cómo se mide, qué valores son normales y qué beneficios tiene para la salud.

Cuál es la importancia de la Glucosa

¿Qué es la hemoglobina y cómo se relaciona con la glucosa?

La hemoglobina es una proteína que se encuentra en los glóbulos rojos, que son las células encargadas de transportar el oxígeno desde los pulmones hasta los tejidos del cuerpo. La hemoglobina tiene la capacidad de unirse con la glucosa, que es el azúcar que circula en la sangre y que sirve como fuente de energía para las células.

La unión entre la hemoglobina y la glucosa es irreversible, es decir, que una vez que se produce, no se puede deshacer. Esta unión se denomina hemoglobina glucosilada o glicosilada, y se expresa como un porcentaje del total de la hemoglobina. Por ejemplo, si una persona tiene un 6% de hemoglobina glucosilada, significa que el 6% de su hemoglobina está unida con la glucosa.

La cantidad de hemoglobina glucosilada depende de la concentración de glucosa en la sangre y del tiempo de exposición a la misma. Es decir, que mientras más alta sea la glucosa y más tiempo permanezca elevada, más hemoglobina se glucosilará. Por el contrario, mientras más baja sea la glucosa y más tiempo permanezca normal, menos hemoglobina se glucosilará.

¿Cómo se mide la hemoglobina glucosilada y qué valores son normales?

La hemoglobina glucosilada se mide mediante un análisis de sangre que se puede realizar en un laboratorio o en una consulta médica. El análisis no requiere de ayuno previo ni de ninguna preparación especial. El resultado se obtiene en pocos minutos y se expresa como un porcentaje.

Los valores normales de hemoglobina glucosilada varían según la edad y el estado de salud de la persona. En general, se considera que un valor normal es menor al 5,7%, un valor de riesgo es entre el 5,7% y el 6,4%, y un valor de diabetes es igual o mayor al 6,5%. Sin embargo, estos valores pueden ser diferentes según los criterios de cada organización o país. Por ejemplo, la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda que las personas con diabetes mantengan un valor de hemoglobina glucosilada menor al 7%, mientras que la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que sea menor al 6,5%.

Es importante tener en cuenta que la hemoglobina glucosilada refleja el nivel promedio de glucosa en los últimos tres meses, pero no indica las variaciones diarias ni los picos o las caídas que pueda haber. Por eso, la hemoglobina glucosilada no sustituye a la medición de la glucosa en sangre, sino que la complementa. La medición de la glucosa en sangre se debe realizar con regularidad, varias veces al día, para ajustar el tratamiento y prevenir las hipoglucemias o las hiperglucemias.

¿Qué beneficios tiene la hemoglobina glucosilada para la salud?

La hemoglobina glucosilada es un parámetro muy útil para las personas con diabetes, ya que les permite conocer el grado de control de su enfermedad y el riesgo de sufrir complicaciones. Algunos de los beneficios que tiene la hemoglobina glucosilada para la salud son :

  • Permite evaluar la eficacia del tratamiento y hacer los ajustes necesarios, según las indicaciones del médico.
  • Permite detectar y prevenir las complicaciones crónicas de la diabetes, como las que afectan al corazón, los riñones, los ojos y los nervios, que se relacionan con un mal control glucémico.
  • Permite mejorar la calidad de vida y la adherencia al tratamiento, al ofrecer una retroalimentación positiva y una motivación para el autocuidado.
  • Permite reducir los costos sanitarios y sociales, al evitar las hospitalizaciones, las incapacidades y las muertes prematuras.

¿Qué significa que tenga la hemoglobina glicosilada alta?

La hemoglobina glicosilada, también llamada HbA1c, es un indicador que mide el nivel promedio de glucosa en la sangre durante los últimos tres meses. Esta prueba es muy importante para las personas con diabetes, ya que les permite saber si están controlando bien su enfermedad y si tienen riesgo de sufrir complicaciones.

Tener la hemoglobina glicosilada alta significa que el nivel de glucosa en la sangre ha estado elevado durante un tiempo prolongado, lo que puede dañar los órganos y los tejidos del cuerpo. Según la Asociación Americana de Diabetes (ADA), se considera que la hemoglobina glicosilada está alta cuando es igual o mayor al 7%.

Este valor puede variar según la edad, el estado de salud y los objetivos de cada persona. Por eso, es importante consultar con el médico cuál es el valor óptimo de hemoglobina glicosilada para cada caso.

Algunas de las causas que pueden provocar que la hemoglobina glicosilada esté alta son:

  • No seguir el tratamiento adecuado para la diabetes, ya sea por no tomar la medicación, por usar una dosis incorrecta o por no seguir las indicaciones del médico.
  • No llevar una alimentación saludable, equilibrada y adaptada a las necesidades de cada persona, que incluya alimentos ricos en fibra, proteína, vitaminas y minerales, y que limite el consumo de azúcares, grasas y carbohidratos refinados.
  • No hacer ejercicio físico de forma regular, ya que el movimiento ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina, a quemar calorías y a reducir el estrés.
  • Tener otras enfermedades o infecciones que puedan alterar el nivel de glucosa en la sangre, como el hipotiroidismo, el síndrome de ovario poliquístico, la enfermedad renal crónica o la hepatitis.
  • Tomar algunos medicamentos que puedan interferir con el efecto de la insulina o aumentar el nivel de glucosa en la sangre, como los corticoides, los diuréticos, los anticonceptivos orales o los antipsicóticos.
  • Sufrir estrés, ansiedad, depresión u otros problemas emocionales que puedan afectar al control de la diabetes, al apetito, al sueño o a la adherencia al tratamiento.

 

¿Cuáles son los niveles óptimos de glucosa?

¿Cómo bajar los niveles de hemoglobina glicosilada?

Bajar los niveles de hemoglobina glicosilada es posible si se adoptan hábitos saludables que ayuden a mejorar el control de la diabetes y a prevenir o retrasar las complicaciones.

Algunas de las medidas que se pueden tomar para bajar los niveles de hemoglobina glicosilada son:

  • Seguir el tratamiento prescrito por el médico, que puede incluir medicamentos orales, inyecciones de insulina o ambos, según el tipo y el grado de la diabetes. Es importante ajustar la dosis y la frecuencia de la medicación según las indicaciones del médico y los resultados de la medición de la glucosa en sangre.
  • Llevar una alimentación saludable, que sea variada, equilibrada y adaptada a las necesidades de cada persona, que incluya alimentos ricos en fibra, proteína, vitaminas y minerales, y que limite el consumo de azúcares, grasas y carbohidratos refinados. También se debe controlar el tamaño de las porciones y la distribución de las comidas a lo largo del día, evitando los ayunos prolongados y los atracones.
  • Hacer ejercicio físico de forma regular, al menos 30 minutos al día, 5 días a la semana, preferiblemente de tipo aeróbico, como caminar, correr, nadar o bailar. El ejercicio ayuda a mejorar la sensibilidad a la insulina, a quemar calorías y a reducir el estrés. Se debe consultar con el médico el tipo, la intensidad y la duración del ejercicio más adecuado para cada caso, y se debe medir el nivel de glucosa en sangre antes y después de hacerlo, para evitar las hipoglucemias o las hiperglucemias.
  • Controlar el estrés, la ansiedad, la depresión u otros problemas emocionales que puedan afectar al control de la diabetes, al apetito, al sueño o a la adherencia al tratamiento. Se puede recurrir a técnicas de relajación, como la respiración profunda, la meditación o el yoga, o a la ayuda de un profesional de la salud mental, si se considera necesario.
  • Seguir un seguimiento médico regular, que incluya la realización de la prueba de hemoglobina glicosilada cada tres meses, así como otras pruebas que evalúen el estado de los órganos y los tejidos afectados por la diabetes, como el colesterol, la presión arterial, la creatinina, el fondo de ojo o el pie diabético. También se debe acudir al médico ante cualquier síntoma o complicación que pueda surgir, como las infecciones, las úlceras, las neuropatías o las retinopatías.

Elaboró: Dr. Pável Eber Bautista Portilla
Experto en diabetes y síndrome metabólico, académico UNAM.

REFERENCIAS:

Medline Plus: Prueba de hemoglobina glicosilada (HbA1c)

De’Marzinani, G., Elbert, A. E.: Hemoglobina glicada (HbA1c). Utilidad y limitaciones en pacientes con enfermedad renal crónica. Argentina, 2018.