Metformina: ¿Qué es y para qué sirve?

Elaboró: Dr. Pável Eber Bautista Portilla
Experto en diabetes y síndrome metabólico, académico UNAM.

La Metformina es un medicamento que pertenece al grupo farmacológico de la biguanidas. Es un derivado de una planta llamada Galega officinalis, actualmente obtenida por síntesis química, y se usa desde hace más de 50 años para disminuir los niveles de glucosa en sangre.

Está aprobado como el tratamiento de primera línea de la Diabetes tipo 2 sola o en combinación con otros medicamentos, incluida la insulina. También se indica en casos de intolerancia a la glucosa (pre-diabetes). Tiene múltiples efectos benéficos demostrados, siendo el principal su capacidad para reducir la liberación de glucosa a la sangre desde el hígado; también mejora los niveles de grasas en sangre y recientemente se investigan sus propiedades contra algunos tipos de cáncer.

¿La Metformina sirve para bajar de peso?

Existe la creencia de que tomar éste medicamento ayuda por sí solo a perder peso, sin embargo, se considera un medicamento neutro a éste respecto: no se sube ni se baja de peso al tomarla.

¿En qué presentación se puede encontrar Metformina?

La Metformina se puede encontrar en líquido o tabletas para administración oral, con 500, 750, 850, y 1000 mg de Clorhidrato de Metformina. Existen presentaciones de liberación prolongada que permiten un menor número de tomas al día. Al ser un medicamento ampliamente estudiado, existen gran cantidad de otros medicamentos para diabetes tipo 2, combinados en la misma tableta con Metformina.

¿Cómo se debe tomar la Metformina?

Es muy importante tomar éste medicamento con alimentos e ir subiendo la dosis poco a poco, para mitigar las molestias gastrointestinales que suelen presentarse al iniciar o aumentar la dosis. Habitualmente, se inicia con dosis de 500 a 1500 mg, y se incrementa hasta 1000-2000 mg (dependiendo de cada paciente).

¿Qué tengo que hacer si me olvido de tomar una dosis?

Tomar la dosis que omitió tan pronto como lo recuerde. Sin embargo, si ya casi es hora de la próxima dosis, omita la dosis y continúe con su dosificación regular. No debe tomar “doble dosis” al mismo tiempo para compensar la dosis que se olvidó.

¿Cómo debo almacenar o desechar este medicamento?

Mantenga este medicamento en su envase original, cerrado herméticamente y fuera del alcance de los niños. Almacénelo a temperatura ambiente y lejos de la luz, del exceso de calor y humedad (no en el baño). Al igual que cualquier otro medicamento, NO debe desecharse en la basura doméstica, pues requiere un manejo especial. Si pasó la fecha de caducidad indicada en la caja, se debe depositar en los contenedores específicamente designados, ubicados en farmacias y supermercados (en zonas poco urbanizadas, se puede entregar en el centro de salud más cercano).

¿Qué efectos secundarios tiene la Metformina?

En los primeros días después de iniciar el tratamiento o aumentar la dosis, se puede presentar:

  • Náusea-vómito.
  • Sabor metálico en la boca.
  • Acidez
  • Dolor abdominal.
  • Flatulencia.
  • Diarrea
  • Mareo.
  • Dolor de cabeza
  • Deficiencia de vitamina B12.

Habitualmente, éstas molestias son leves y desaparecen con el tiempo. Si no mejoran al cabo de un par de semanas, se debe informar al médico tratante. Se recomienda medir los niveles en sangre de vitamina B12 y/o suplementar ésta vitamina al tomar Metformina.

En casos muy particulares, se puede desarrollar un trastorno grave llamado acidosis láctica (ver sección Precauciones). Los pacientes con enfermedad avanzada en hígado y/o riñones son los más vulnerables.

¿Cuáles son las contraindicaciones de la Metformina?

Esta contraindicado para personas con las siguientes afecciones o características:

  • Alergia documentada a la Metformina.
  • Insuficiencia renal, hepática o cardíaca.
  • Alcoholismo
  • Deshidratación grave.
  • Crisis hiperglucémica (“coma diabético”).

¿Se puede beber alcohol al tomar Metformina?

Si bien no es una contraindicación absoluta, se debe evitar beber alcohol, sobre todo en exceso o de forma frecuente, pues aumenta el riesgo de acidosis láctica y también de disminución grave de los niveles de glucosa en sangre (hipoglucemia).

Precauciones

La acidosis láctica es un trastorno potencialmente mortal, asociado a la toma de Metformina en muy pocos casos. Si experimenta cualquiera de los siguientes síntomas, deje de tomar Metformina y acuda inmediatamente a valoración médica: cansancio extremo, debilidad o incomodidad, náusea, vómitos, dolor de estómago, disminución del apetito, respiración rápida y profunda o dificultad para respirar, mareos, mareos leves, ritmo cardiaco lento o rápido, enrojecimiento de la piel, dolor muscular o sensación de frío, particularmente in sus manos o pies. Tomar ciertos otros medicamentos con metformina puede aumentar el riesgo de acidosis láctica: informe a su médico si está tomando Acetazolamida, Diclorfenamida, Metazolamida, Topiramato, Zonisamida.

Informe a su médico si tuvo recientemente cualquiera de las siguientes condiciones o si las desarrolló durante el tratamiento: infección grave, diarrea fuerte, vómitos o fiebre, o si bebe mucho menos líquidos de lo usual por cualquier motivo. Es posible que tenga que dejar de tomar Metformina hasta que se recupere. Informe a su médico si usted tiene enfermedad del riñón, podría indicarle que no tome Metformina. En pacientes con enfermedades de riñón, corazón, hígado y aquellos con antecedentes de infarto cardiacos o embolias cerebrales, se debe valorar cuidadosamente el usar éste medicamento.

Si va a someterse a una cirugía, incluso una cirugía dental, o cualquier procedimiento médico mayor, informe a su médico que está tomando Metformina. Informe a su médico también si usted tiene planificado de tener cualquier procedimiento radiológico en el que se inyecte un medio de contraste, particularmente si usted bebe o alguna vez ha bebido grandes cantidades de alcohol, tiene o alguna vez ha tenido enfermedad del hígado o insuficiencia cardíaca. Es posible que tenga que dejar de tomar Metformina antes del procedimiento y esperar 48 horas para reiniciar el tratamiento. Su médico le dirá exactamente cuándo debe dejar de tomar la Metformina y cuándo deberá empezar a tomarla de nuevo.

Embarazo y lactancia

La FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) establece Metformina como un medicamento de riesgo tipo B, es decir que solo puede usarse bajo supervisión médica durante el embarazo. En pacientes con diabetes tipo 2 que se embarazan, conviene mantener la Metformina dentro del tratamiento. Por la baja filtración en la leche materna, la Metformina es muy segura para los bebés durante la lactancia. El ginecólogo / pediatra debe supervisar el uso de éste medicamento en la madre lactando.

¿Es seguro tomar Metformina a largo plazo?

Las molestias al inicio del tratamiento,  y/o al subir la dosis de Metformina, suelen desaparecen al cabo de algunas semanas. El uso a largo plazo NO se asocia a daño alguno en los órganos internos, y, de hecho, tiene múltiples efectos protectores para el paciente con diabetes. La Metformina ha demostrado ser un medicamento barato, eficaz y seguro para su uso a largo plazo, que se mantiene como la primera opción de tratamiento para la gran mayoría de los pacientes con Diabetes tipo 2.

REFERENCIAS:

Medline Plus en español
Drugs for Type 2 Diabetes_Pharmacist’s letter Prescriber’s letter, 2015

Clínicas Cuidate

Cuídate es una empresa mexicana, de tecnología en salud que atiende a pacientes con diabetes, a través de un sistema único, que combina el tratamiento integral personalizado con la educación al paciente, todo a un bajo costo.