Cuál es la importancia de la Glucosa

importancia de la glucosa

La glucosa es un tipo de azúcar que se encuentra en los alimentos que consumimos y que nuestro cuerpo utiliza como fuente de energía. La glucosa es esencial para el funcionamiento de las células, los tejidos y los órganos, especialmente el cerebro, que depende de la glucosa para realizar sus actividades cognitivas, emocionales y de memoria.

¿Qué es la glucosa y cómo se obtiene?

La glucosa es una molécula formada por seis átomos de carbono, doce de hidrógeno y seis de oxígeno, con la fórmula química

La glucosa pertenece al grupo de los monosacáridos, que son los azúcares más simples y que no se pueden descomponer en unidades más pequeñas.

La glucosa se obtiene principalmente de los alimentos que contienen carbohidratos, como el pan, el arroz, las frutas, las verduras y los dulces. Estos alimentos se digieren en el estómago y el intestino, donde se descomponen en moléculas más pequeñas, entre ellas la glucosa, que pasa al torrente sanguíneo.

¿Qué desayuno si tengo Diabetes?

¿Cómo se regula el nivel de glucosa en la sangre?

El nivel de glucosa en la sangre, también llamado glucemia, se mide en miligramos por decilitro (mg/dL) o en milimoles por litro (mmol/L). El nivel normal de glucemia en ayunas (sin haber comido nada en las últimas ocho horas) es de entre 70 y 100 mg/dL (3,9 y 5,6 mmol/L). Después de comer, el nivel de glucemia puede aumentar hasta 140 mg/dL (7,8 mmol/L) o más, dependiendo de la cantidad y el tipo de alimento ingerido.

El nivel de glucemia se regula mediante la acción de dos hormonas producidas por el páncreas: la insulina y el glucagón. La insulina se encarga de reducir el nivel de glucemia cuando está alto, facilitando el ingreso de la glucosa a las células y estimulando su almacenamiento en forma de glucógeno en el hígado y los músculos.

El glucagón se encarga de aumentar el nivel de glucemia cuando está bajo, movilizando el glucógeno almacenado y convirtiéndolo en glucosa, que se libera a la sangre.

¿Qué beneficios tiene la glucosa para la salud?

La glucosa es el principal combustible de nuestro cuerpo, ya que proporciona la energía necesaria para realizar todas las funciones vitales. La glucosa es especialmente importante para el cerebro, que consume alrededor del 20% de la glucosa total del cuerpo. La glucosa permite al cerebro mantener la atención, la concentración, el aprendizaje, la memoria, el humor y la creatividad.

La glucosa también tiene otros beneficios para la salud, como:

  • Mejorar el rendimiento físico y mental, al aumentar la resistencia y la capacidad de reacción.
  • Prevenir la hipoglucemia, que es una condición que se produce cuando el nivel de glucemia es demasiado bajo y que puede causar síntomas como mareos, sudoración, temblores, palpitaciones, confusión y pérdida de conciencia.
  • Favorecer la cicatrización de las heridas, al facilitar la regeneración de los tejidos dañados.
  • Fortalecer el sistema inmunológico, al estimular la producción de anticuerpos y la actividad de los glóbulos blancos.

¿Qué riesgos tiene la glucosa para la salud?

La glucosa es beneficiosa para la salud siempre que se mantenga dentro de los niveles normales. Sin embargo, cuando el nivel de glucemia es demasiado alto o demasiado bajo, puede provocar problemas de salud graves.

El nivel de glucemia es demasiado alto cuando supera los 180 mg/dL (10 mmol/L) de forma persistente. Esto se conoce como hiperglucemia, y puede ser causada por una deficiencia o una resistencia a la insulina, que impide que la glucosa entre a las células y se acumule en la sangre.

La hiperglucemia puede provocar síntomas como sed, hambre, orina frecuente, fatiga, visión borrosa, pérdida de peso y heridas que no cicatrizan. La hiperglucemia crónica puede derivar en diabetes, una enfermedad que aumenta el riesgo de sufrir complicaciones como enfermedades cardiovasculares, renales, nerviosas y oculares.

El nivel de glucemia es demasiado bajo cuando cae por debajo de los 70 mg/dL (3,9 mmol/L). Esto se conoce como hipoglucemia, y puede ser causada por una producción excesiva o una administración inadecuada de insulina, por un ayuno prolongado, por un ejercicio intenso o por el consumo de alcohol o de ciertos medicamentos.

La hipoglucemia puede provocar síntomas como sudoración, temblores, palpitaciones, ansiedad, irritabilidad, confusión, somnolencia y pérdida de conciencia. La hipoglucemia severa puede provocar convulsiones, coma y muerte.

Cómo mantener un nivel óptimo de glucosa en la sangre

Para mantener un nivel óptimo de glucosa en la sangre, es importante seguir una serie de hábitos saludables, como:

  • Llevar una alimentación equilibrada, rica en fibra, proteínas, grasas saludables y carbohidratos complejos, que se absorben lentamente y evitan los picos de glucemia. Evitar el consumo excesivo de azúcares simples, que se absorben rápidamente y provocan los picos de glucemia.
  • Realizar actividad física de forma regular, al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana. El ejercicio ayuda a quemar la glucosa y a mejorar la sensibilidad a la insulina, lo que facilita el control de la glucemia.
  • Controlar el peso corporal, ya que el exceso de grasa dificulta la acción de la insulina y favorece la resistencia a la misma, lo que aumenta el riesgo de hiperglucemia y diabetes.
  • Medir el nivel de glucemia de forma periódica, especialmente si se tiene diabetes o se está en riesgo de padecerla. Esto permite detectar y corregir las alteraciones de la glucemia antes de que causen complicaciones.
  • Seguir las indicaciones médicas, en caso de que se requiera el uso de medicamentos o de insulina para regular el nivel de glucemia. Es importante ajustar la dosis y el horario de la medicación según las necesidades de cada persona y según las variaciones de la glucemia.

 

Postres y Diabetes