Skip to content

Vitaminas para la diabetes

16 octubre, 2020
vitaminas para diabéticos

Las vitaminas son un grupo de sustancias que son necesarias para el funcionamiento celular, el crecimiento y el desarrollo normales. Cada una de estas vitaminas cumple una función importante en el cuerpo ya que una deficiencia vitamínica ocurre cuando no se obtiene suficiente cantidad de cierta vitamina y las deficiencias vitamínicas pueden causar problemas de salud.

¿Por qué los diabéticos necesitan vitaminas especiales?

Para entender esto primero se debe saber que en el cuerpo humano se desarrollan continuamente reacciones metabólicas. En dichas reacciones se generan los llamados radicales libres que son sustancias que lesionan la pared de las arterias y facilita la aparición de la placa ateromatosa. En la diabetes existe una mayor producción de estos radicales dando como resultado un mayor estrés oxidativo. Este estrés oxidativo usualmente se desarrolla con un mayor riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, lesiones en retina, riñón y nervios en pacientes diabéticos Por ello, una ingesta adecuada de antioxidantes puede ayudar a reducir estos efectos negativos del estrés oxidativo en el diabético.

¿Qué son las vitaminas para diabéticos?

Ser un paciente con diabetes implica que el cuerpo tenga una deficiencia de vitaminas porque las células del organismo se oxidan fácil y rápidamente. Los pacientes con diabetes suelen tener deficiencia en vitamina B1 o tiamina; esto es porque los riñones eliminan esta vitamina de la sangre y el cuerpo.

Las vitaminas para diabéticos serán sustancias que ayudarán al cuerpo con un paciente con diabetes a mejorar el funcionamiento celular, es por eso que una dieta variada y rica proporcionará la suficiente cantidad de vitaminas y minerales para evitar el daño celular.

¿Qué vitaminas debe tomar un diabético?

De acuerdo con la Federación Mexicana de Diabetes, mencionan que la metformina, al paso del tiempo puede disminuir las concentraciones de vitamina B12, lo que puede dar como resultar un daño en el recubrimiento de los nervios y a largo plazo afecciones en la sensibilidad, y posteriormente en neuropatía diabética, por lo que se vuelve necesario suplementarse con esta vitamina. Por eso de advierte que un paciente diabético tome vitaminas del complejo B como complemento a su tratamiento ordinario.

¿Cuál es la mejor vitamina para diabéticos?

En general se recomiendan vitamínicos, específicamente las que contienen vitaminas A, B1, B6 y especialmente B12, pues brinda especial protección a los recubrimientos nerviosos, así como al endotelio, que es la capa interna de los vasos sanguíneos”.

¿Qué vitaminas debe tomar una persona con diabetes?

Entre las vitaminas más esenciales para una persona con diabetes son:

Vitamina B1 o tiamina

Esta vitamina además de mantener saludable el sistema nervioso central, ayuda a la liberación adecuada de la energía almacenada. Esta se puede encontrar de forma natural en frijoles, yema de huevo, mariscos, carne de cerdo, hígado de res, salvado de trigo, cacahuates y semillas de girasol.

Vitamina b6 o piridoxina

Esta vitamina ayuda a producir anticuerpos que son necesarios para combatir muchas enfermedades, esta se puede obtener a través de alimentos como las nueces, germen de trigo, chícharos, riñones, hígado de res, pescado, zanahorias, pollo, huevo y levadura de cerveza.

Vitamina B12 o cobalamina

La función de esta vitamina es la de interconectar las células para la producción de glóbulos rojos. Y se puede encontrar en la leche, pescado, queso, huevo, mariscos, vísceras y el hígado.
Algunas otras vitaminas esenciales son la Vitamina A, el ácido fólico, la niacina, la vitamina B2, Vitamina C, D, E y el Zinc.

Recomendaciones para diabéticos

Es esencial que al tomar vitaminas para la diabetes se considere llevar una sana dieta, pero hay algunas recomendaciones que se deben considerar:

• Utilizar substitutos de la sal en la preparación de los alimentos como por ejemplo vinagre, limón, ajo, cebollas, especias o hierbas aromáticas.

• No beber aguas minerales con gas y vigilar la composición en las demás.

• Evitar los alimentos con alta cantidad de sodio como, salazones, salmueras, conservas, aceitunas, aperitivos salados, alimentos precocinados, aguas gasificadas, quesos curados, embutidos, etc.

• En el uso de sales de potasio, se debe irse con precaución pues, aunque contienen un 50% menos de sodio, siguen aportando sodio y no deberían usarse cuando el paciente esté en tratamiento con ciertos como son los fármacos diuréticos ahorradores de potasio o los inhibidores de la enzima conversora de angiotensina.

• Y por último, la moderación de sal en todos los pacientes hipertensos sometidos a un tratamiento con pastillas para la hipertensión, ya que en general los fármacos pierden parte de su eficacia cuando el paciente ingiere un exceso de sal.