Skip to content

Vacunas en personas con diabetes

7 octubre, 2020

Las vacunas previenen algunas enfermedades contagiosas. Esto se logra al aplicar algunos de los componentes del germen (virus o bacteria), que no tiene capacidad de desarrollar una infección pero activa las defensas del paciente (respuesta inmunológica).

Se suele pensar que las vacunas son para los niños, lo cual es falso. Debido a ésta situación, es muy raro que los adultos cubran el esquema de vacunación indicado para su edad.

Hay que tener presente que los pacientes con diabetes son más vulnerables a las infecciones; además, el presentar una infección puede descontrolar las cifras de glucosa. Por tal motivo, un esquema de vacunación completo es una prioridad si se tiene diabetes.

¿Cuáles son las vacunas indispensables para una persona con diabetes?

  • Influenza estacional (gripe): Causada por un virus, la influenza es una infección respiratoria. Los pacientes con diabetes que no se aplican dicha vacuna tienen hasta 5 veces más riesgo de presentar una infección grave que amerite internamiento en un hospital. Se debe aplicar de forma anual.
  • Neumococo: Previene la infección de los pulmones (neumonía) causada por una bacteria. Todo paciente con diabetes debe recibir al menos una aplicación en su vida, sobre todo si tienen enfermedad de los riñones o ha recibido un trasplante, pues la infección puede ser muy grave. Los mayores de 65 años deben volver a recibirla cada 5 años.

¿Existen algunas otras vacunas que se deban aplicar?

  • Tétanos (toxoide tetánico): Sobre todo si se tienen heridas en los pies. Refuerzo cada 10 años o La vacuna Dt (doble viral del adulto) protege contra tétanos y difteria.
  • Herpes zóster – Varicela: Si no se ha tenido dicha infección. En mayores de 60 años ∙ Hepatitis B. 3 dosis: 0, 1 y 6 meses.

¿Qué precauciones debo tener al aplicarme una vacuna?

Las personas con alergia al huevo deben informarlo antes de que se aplique la vacuna contra influenza, pues se puede presentar una reacción adversa.

Se puede presentar dolor en la zona de aplicación que puede durar varios días. No frotar la zona ni aplicar pomadas.

En ocasiones, puede haber fiebre fácilmente controlable, consulte a su médico en éste caso. Acudir por valoración médica si la fiebre es alta y persistente, el dolor es importante en la zona de aplicación, o nota cambios en la piel, sobre todo si hay pus.

En la gran mayoría de los casos, la aplicación de las vacunas es segura y sin complicaciones.

Elaboró: Dr. Pável E. Bautista Portilla; CUÍDATE-TAXQUEÑA.
Fuentes: Center of Disease Control, American Diabetes Association, Sociedad Mexicana de Nutrición y Endocrinología.