Skip to content

Prueba A1C: ¿Qué es y para qué sirve?

4 noviembre, 2020
Prueba a1c

La prueba A1c significa hemoglobina glucosilada y es un análisis de sangre que refleja el nivel promedio de azúcar en la misma, que demuestra los resultados de los 2 a los 3 últimos meses, los diabéticos suelen hacerse esta prueba para ver si sus niveles de azúcar en la sangre se han mantenido dentro de los límites ideales. Este análisis también se usa para diagnosticar un posible padecimiento de diabetes. Esta prueba en algunos casos no es para todas las personas ya que muchos factores pueden afectar la vida de los glóbulos rojos, por mencionar algunos ejemplos: el segundo o tercer trimestre del embarazo, una pérdida de sangre o una transfusión de sangre recientes, enfermedad drepanocítica (células falciformes), la hemodiálisis o un medicamento con eritropoyetina (ESA). Cabe mencionar que también se realiza a las personas diabéticas, con la finalidad de medir qué tan bien están controlando su nivel de azúcar en la sangre y guiar mejores decisiones en su tratamiento.

¿Cuál es el nivel normal del A1c?

El resultado de un análisis A1c, también puede utilizarse para calcular el nivel promedio de azúcar en la sangre, a esto se le denomina promedio estimado de glucosa (eAG, por sus siglas en inglés). Su eAG y A1c demuestran lo mismo de dos maneras diferentes. Ambos ayudan a saber o a determinar acerca del nivel promedio de azúcar en la sangre en los últimos 2 o 3 meses.

Un nivel de A1c menor a 5.7 % es normal, de 5.7 a 6.4 % señala prediabetes y de 6.5 o mayor señala diabetes. Dentro del rango de prediabetes (de 5.7 a 6.4 %), mientras más alto sea el valor de la A1c, mayor será su riesgo de presentar diabetes tipo 2. Tal y como se muestra en la siguiente tabla:

¿Qué función tiene la prueba A1c?

La prueba de A1c puede ayudar a controlar la diabetes de las siguientes maneras:

• Confirma los resultados de las pruebas de un análisis de sangre o que el médico haya hecho
• Determina la efectividad del tratamiento que se esté llevando a cabo.
• Demuestra que las decisiones saludables del paciente diabéticos, tiene un impacto positivo en el control de su padecimiento.

La hemoglobina, que es una proteína que se conecta con los azúcares como la glucosa, y se encuentra en los glóbulos rojos, tiene como función, llevar el oxígeno de los pulmones a todas las células del cuerpo. Así la glucosa ingresa a los glóbulos rojos y se unen con las moléculas de la hemoglobina. A más glucosa en el cuerpo, más se glucosila la hemoglobina. Por eso es que al medir el porcentaje de A1c en la sangre, se tiene un promedio de la glucosa en la sangre en meses pasados. Esta prueba se debe llevar a cabo por su médico tratante al menos 2 veces por año.

¿Qué es Glucohemoglobina A1c?

La prueba de glucohemoglobina A1c es lo mismo que la prueba de hemoglobina A1c, como ya se ha mencionado la prueba de A1c revisa el control de los niveles de glucosa en la sangre a largo plazo en las personas con diabetes.

¿Quiénes se pueden hacer la prueba A1c?

La prueba A1c se debe aplicar en adultos de 45 años o mayores a esta edad, y en caso contrario si es menor de 45 años, tiene sobrepeso o uno o más de los factores de riesgo de prediabetes o diabetes tipo 2, tiene que aplicarse la prueba. De igual forma considere los siguientes factores:

• En caso de que la prueba tenga un resultado positivo en diabetes, acude con tu médico profesional o alguna institución experta en diabetes para que pueda ayudar a controlar tu salud.
• Si los resultados demuestran prediabetes, consulte a su médico profesional en diabetes para reducir los riesgos de padecer diabetes tipo 2. Se recomienda realizar la prueba de A1c con la frecuencia que recomiende su médico, que generalmente es cada 1 a 2 años
• Si el resultado esta dentro de los niveles normales, pero tiene más de 45 años, tiene factores de riesgo o tuvo alguna vez diabetes gestacional, se recomienda realizar la prueba de A1c cada 3 años.

¿Qué es bueno para bajar el a1c?

Existen varias formas de reducir los niveles de A1c. La administración de algunos medicamentos es una forma pero los factores de estilo de vida también son efectivos. Algunos de ellos incluyen:

• Una alimentación saludable
• Tener al menos 150 minutos de actividad física a la semana
• Evitar situaciones de estrés
• Acudir a revisiones periódicas con su médico tratante