SÍNTOMAS DE LA DIABETES MELLITUS TIPO II

La diabetes es un trastorno del metabolismo que impide regular la cantidad de glucosa en la sangre, principalmente porque se presenta resistencia a la acción de la insulina. Al acumularse la glucosa en el torrente sanguíneo, las células no reciben la suficiente energía y así es que se desencadenan diversos síntomas entre los cuales destacan los siguientes:

Poliuria

Este síntoma refiere al aumento en la cantidad de orina, por tanto, necesitamos ir al baño con mayor frecuencia durante el día. Los riñones no pueden filtrarla y de esa forma, se sobrecargan y tratan de diluir la glucosa expulsando la orina. Eso mantiene la vejiga llena y aumenta las ganas de orinar.

Polidipsia

Es un aumento anormal de la sensación de sed, está muy relacionado con el síntoma anterior, ya que perdemos gran cantidad de líquidos por la orina y el cuerpo se encuentra casi en riesgo constante de deshidratación, pudiendo desarrollar como síntomas secundarios piel seca y prurito (comezón en la piel).

Polifagia

Se refiere al apetito exagerado, en condiciones normales las células metabolizan la glucosa para transformarla en una forma de energía, en la diabetes mellitus debido a la resistencia a la acción de la insulina se dificulta la entrada de la glucosa en las células, aumentando así la sensación de insaciedad como mecanismo compensatorio.

Pérdida de peso

perdida-de-peso

 En personas con diabetes la glucosa no puede ser utilizada por el cuerpo debido a la mala utilización de insulina.

La glucosa nos aporta energía, pero al no poder ser utilizada en el cuerpo, esta necesidad no se satisface, por lo que el organismo busca obtenerla de alguna otra parte. Esa otra manera de obtener energía es descomponiendo el músculo, el cual está constituido de proteínas y a través de una reacción llamada gluconeogénesis es capaz de producir glucosa y producir energía, esa es la razón, por la cual una persona con diabetes pierde peso y músculo.

Algunos otros síntomas pueden o no presentarse con niveles de glucosa en sangre no controlados, entre los más comunes, se incluyen los siguientes:

  • Fatiga o somnolencia.
  • Visión borrosa.
  • Heridas, llagas o moretones que tardan en curarse.
  • Piel seca y comezón en la piel.
  • Entumecimiento u hormigueo en las manos o en los pies.
  • Infecciones de la piel, las encías o la vejiga o candidiasis vaginal frecuentes o recurrentes.
  • Disfunción eréctil

Las personas con Diabetes Tipo II, también podrían mostrar signos de resistencia a la insulina como:

  • Acantosis nigricans (oscurecimiento de la piel en cuello y axilas)
  • Presión arterial alta
  • Problemas de colesterol
  • Infección por hongos en forma de levadura
  • Omisión o falta de periodos en mujeres.

Estos son los síntomas a los que deberíamos estar atentos, esperamos que esta información te ayude a cuidar mejor de tu salud.

L. E Diana Trejo Arambula

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *